Hablemos sin saber

Es común observar debates donde lo que prevalece es el tono y lo gestual por encima de los argumentos y los datos.

A la hora de invertir y tener más probabilidades de éxito, son necesarias dos cosas: 1) un proceso que pueda repetirse y 2) mucha data.

Es la diferencia entre prender el velador para ir por un vaso de agua a mitad de la noche a ir a tientas en la oscuridad tropezando con los muebles o pisándole la cola al gato.

Pensemos brevemente los pronósticos de los bancos de inversión sobre la inminente paridad euro-dólar. Los mismos tipos que la vienen pifieando desde hace más o menos 10 años, dicen lo siguientes:

a) se espera un política monetaria menos expansiva por parte de la Fed (se proyecta una subida de la tasa en 2016 y 3 en 2017) mientras que se estima

b) la continuidad de la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo y

c) hoy prevalece un mayor optimismo luego del triunfo de Trump en términos de crecimiento económico.

Este mismo pronostico lo realizaron en 2015 pero en otro contexto. El año pasado, el euro se debilitó contra las monedas de sus principales socios comerciales, incluido el dólar. Pero en 2016,  la depreciación fue solo contra el dólar, como ocurrió con todas las demás monedas.  A diferencia de 2015, en 2016 el crecimiento viene dentro del terreno positivo (entre 0,3% y 0,8%).

¿Cuál es la razón para desempolvar de nuevo el tema de la paridad? Trump. El dólar tiene ahora despejada la incógnita política, Europa todavía no.

EE.UU. logró con el triunfo de Trump liberarse del miedo a una parálisis política. Los republicanos dominan ambas cámaras y tendrán también al tribunal superior de justicia con candidatos propios. Europa todavía (ver Renzi y su referéndum) tiene que atravesar su calvario con elecciones en varios de los países miembros fundadores (Francia, Holanda). Los populistas de derecha aún no han ganado nada.

Los datos no muestran un debilitamiento del euro, más bien un fortalecimiento del dólar por la certidumbre que le dio el triunfo de Trump. Europa, todavía sigue entre la continuidad de Angela Merkel (se presentará por su cuarto mandato) y la ruptura con un triunfo de la derecha populista (Le Pen).  La cotización euro-dólar hoy tiene metido bastante del efecto Trump en los precios. La macro EE.UU., todavía es una incógnita.

%d bloggers like this: