Cada vez más, cuesta más.

El estado nacional precisa pedirle a los mercados, según un informe de Goldman Sachs, US$41.200 millones para pagar los bonos que vencen el año que viene (como el Bonar 2017, Global 2017, entre otros) y financiar parte del déficit fiscal (se vienen las elecciones y la necesidad de imprimir boletas, poner mesitas en las esquinas, inflar globos, usurpar el espacio publicitario, etc.).Partiendo de esta cifra las dos variables que importan son 1) el precio del dólar (lamentablemente solo podemos imprimir pesos o billetes del estanciero, para el caso es lo mismo) y 2) la tasa de interés en EE.UU.

¿Qué pasó con el dólar en el mundo? ¿Cómo cotiza el dólar contra el Euro, el Yen, el Yuan, la Libra Esterlina, etc.? Más fuerte. Exactamente un 3,6% más alto que en el mismo período del año pasado. Es más, hoy cotiza un 25% más caro que en el año 2014.

Primera observación: la recuperación en el valor del dólar parece una tendencia más que un fenómeno aislado.

¿Qué pasó con la tasa de interés en EE.UU.? En los últimos 3 meses la tasa corta (90 días) aumentó en 0,20%,  la tasa de 10 años casi 0,90% y las tasas hipotecarias a 30 años casi 1%. Parece poco, pero pensemos que la de diez años paso de 1,6% a 2,5%, es decir, aumentó un 56%. Para comprender el salto, pensemos: ¿Qué pasaría si su tasa actual de descuento de cheques a 30 días pasa del 40% a 62%? Chau Papa Noel, Reyes Magos y vacaciones en Pinamar y vamos con todo por la pelopincho en el fondo de casa.

La segunda observación es que el aumento en la tasa de interés en EE.UU. también es una tendencia (esto viene desde mediados de año gracias a los mejores datos de crecimiento) y deberíamos por lo tanto esperar más incrementos en la tasa que recortes.

Esta situación donde tenemos un dólar más fuerte y tasas más altas se traduce en condiciones monetarias más apretadas (eufemismo para decir que nadie suelta un mango) y, como pasa siempre, el crecimiento del crédito en EE.UU. se ha enfriado en las últimas semanas (ver gráfico con la evolución de los pedidos de nuevas hipotecas y como las barritas azules en empiezan a ser más pequeñitas… como su sueldo antes de paritarias).

mortgage-us

Este es el panorama que enfrenta el gobierno de cara al año que viene. Los anuncios sobre las modificaciones al impuesto de las ganancias hablan a las claras que el déficit no tiene intenciones de bajar. Así las cosas, difícil que el chancho chifle. Por lo tanto, estimados, lejos están los mercados de cobrarle más barato la plata que vaya a pedir la Argentina.

Las condiciones para que los US$41.200 millones que vamos a pedir prestado en 2017 cuesten lo menos posible son:

a) mejores condiciones externas, es decir un precio del dólar más bajo y una tasa de interés menor (algo que con los últimos datos a mano vemos poco probable) o

b) que el gobierno baja el deficit.

¿Existe una tercera opción para salir del laberinto? Si, que la economía crezca más de un 4% y le permita al gobierno recaudar más. Esta mayor entrada de plata por impuestos (la suya, no se olvide) con un gasto pisado (en un año electoral??!!) permitiría achicar el déficit sin dolor.

¿Como hacemos para crecer? Nuevamente dependemos de Ud., mi estimado, y de sus expectativas. Vamos, sea optimista y cambie el autito, dele gas al consumo. También necesitamos de la lluvia, lo digo porque la cosecha tiene que ser buena ya que este país sigue siendo una economía agro dependiente, como en el siglo XIX. En definitiva, lo veo complicado ya que los ánimos este diciembre andan un poco pinchados y los pronósticos climáticos no aciertan una, no le parece?

%d bloggers like this: