El desafío de seguir manteniendo el rumbo

Nota publicada en contratapa del diario El Economista -1/3/17-.

“Su atención por favor: Aerolíneas Argentinas anuncia la partida de su vuelo AR1133 con destino a Buenos Aires”. Bastó que el Presidente escuchara el anuncio y hojeara la tapa de los diarios de abordo para darse cuenta que el sueño se terminó y era hora de regresar a la realidad. Al final, Juliana Awada lo convenció de que era mejor seguir de largo y pasar unos días en Chapadmalal antes de ir a la Casa Rosada.Por estas horas Mauricio Macri debe estar repasando qué es lo que hizo mal para enfrentar tantas dificultades en su segundo año de mandato. Todavía en su mente dan vueltas el cálido recibimiento por parte Michel Temer en el Palacio de Planalto, los aplausos de los empresarios españoles durante el desayuno en el Palacio Real y la confirmación por parte de su Canciller, Susana Malcorra, de la próxima visita a Estados Unidos (no se sabe si será en la Casa Blanca o en la residencia de Donald J. Trump en Mar-a-Lago, ¿qué problema, no?).

Llegó la lluvia de dólares

La idea del Presidente para salir del estancamiento secular que padece Argentina desde 2011 se sostiene en dos pilares: el primero es atraer nuevas inversiones (más oferta y menos inflación) y el segundo abrir más mercados para nuestros productos (más exportaciones y más dólares). Para lograr esto, reflexiona Macri, es necesario retornar a las fuentes: primero relanzar el vínculo con Brasil (más exportaciones), luego recomponer los lazos con España (más inversiones) y por último afianzar la relación bilateral con Estados Unidos que recibió un fuerte respaldo con la visita de Barack Obama el año pasado, ¿Parece que fue hace un siglo, no?.

El plan suena lógico y puede ser exitoso salvo por un detalle ¿qué hacemos en el mientras tanto? Las reformas necesarias (apertura comercial, reducción del déficit fiscal, etcétera) para implementar esta idea pueden generar un estallido social si el proceso no es gradual. La receta del gradualismo precisa de dólares que financien la transición de un modelo a otro y el responsable principal de conseguirlos hoy es Luis Caputo que por ahora cumplió con creces su misión. Las reservas pasaron en poco más de un año de US$ 25.000 a US$ 50.000 millones gracias a la emisión de deuda pública y privada, el regreso de los depósitos en dólares al sistema financiero y la liquidación récord del agro. A simple vista y a pesar de lo que digan los escépticos, esto es una verdadera lluvia de dólares.

Errores propios y barbaridades ajenas

Los errores reconocidos por el Gobierno son serios (el caso del Correo Argentino es simplemente imperdonable por la falta de lectura del costo político al estar involucrado el padre del Presidente) pero empalidecen frente a los casos de corrupción de la década anterior a los que debemos sumarle el desmanejo de la economía. La única salida de esta situación es crecer, ni más ni menos.

La recuperación (tenue por el momento) dependerá de que el Gobierno pueda seguir posponiendo el ajuste fiscal. Un ajuste, por otro lado, que es necesario porque no se puede crecer al 3% y tener un déficit del 6% que puede ser financiado sí y solo sí las condiciones externas siguen siendo favorables, es decir mientras la tasa de interés en Estados Unidos no se dispare. Lamentablemente el Gobierno no tiene control alguno sobre la política monetaria de la Reserva Federal y dependemos de la firmeza de Federico Sturzenegger para controlar la cantidad de pesos en la economía y de la habilidad de Luis Caputo para elegir los momentos para colocar deuda. Pero tampoco podemos pedirle que hagan magia si la economía no crece ya que sin una recuperación de la actividad económica no habrá forma de reducir el déficit y al final, el costo de seguir emitiendo deuda será prohibitivo.

El plan gradual de Cambiemos tal vez pueda funcionar, pero solo los sabremos demasiado tarde: o porque todo saltó por los aires y nos quedamos otra vez en la vía o porque fue exitoso y los que apostaron se llevaron las mejores oportunidades.

%d bloggers like this: