Macri Tour 2017

Nota publicada en contratapa del diario El Economista -17/5/17-.

A principios del Siglo XX, los gobiernos conservadores diseñaban interiores espaciosos con mucha luz y predominancia del blanco. Las estaciones de la Línea A de subterráneo o el hall de Retiro dan cuenta de esta estética. ¿Por qué elegir colores claros que requirieran tanto gasto en mantenimiento? La limpieza y el orden formaban una parte central de la escala de valores de aquella generación.

Pero un día llegaron los ’90. Y las privatizaciones. El ahorro era la prioridad y pasamos del color granito en los pisos a un rojo indescifrable que permitiera no ver la suciedad con facilidad. Cada espacio libre ahora era una oportunidad publicitaria. Los principios eran otros y así se reflejó en la arquitectura.

La reciente restauración de la estación Retiro pretende devolver el esplendor original que data de 1915. Aquí también se encierra un mensaje: además de la economía, es importante recuperar ciertos valores.

Como un Rolling Stone

Este es el año de los viajes para el Presidente. Al igual que los Rolling Stone, Mauricio Macri & Cía. están de gira. Comenzaron por Brasil y España y, ante el éxito de la convocatoria, agregaron fechas en Holanda donde, gracias a la reina Máxima, de Los Países Bajos, jugamos de local. En EE.UU., antes de la foto con Donald J. Trump, el  “Macri Tour 2017” aterrizó en Houston para seguir promocionando su hit: Vaca Muerta Reloaded. Abro un paréntesis en este punto. ¿Será su  juicio político el cisne negro que espera el mercado? Ojalá que no porque sería más una bandada que un cisne.

Luego de China y Emiratos Arabes, viene Japón. La recaudación del tour 2017 la veremos en el transcurso de los próximos años cuando Argentina incremente de forma sostenida las exportaciones per capita. El objetivo es simple: para poder mejorar el estándar de vida es necesario tener capacidad exportadora, en otras palabras, ser capaz de generar los verdes para pagar las notebooks y teléfonos celulares. La idea es clara, pero hay que tener paciencia.

¡Con los chinos no!

Los vínculos con China se profundizaron durante la década pasada y los acuerdos firmados no pueden ser desconocidos (alguna vez nos tocaba hacernos cargo como país), y por eso en la carpeta aparecen dos cuestionables proyectos (desde el punto de vista económico) como son las represas hidroeléctricas en Santa Cruz. Es el precio que hay que pagar, nos guste o no. ¿Qué nos deja el viaje además de las centrales nucleares y la mejora del Belgrano Cargas? A China la oportunidad de dar el siguiente paso en su desarrollo hacia una economía de primer mundo: dejar atrás la exportación de bienes de consumo y empezar a vender know-how en infraestructura y bienes de capital. A Argentina, este acuerdo le permite mejorar su infraestructura y aumentar la productividad para poder incrementar los volúmenes exportables de cereales, minerales y energía.

%d bloggers like this: