#BeforeTheMedialun: Emergiendo

Mis reflexiones antes del desayuno:

498 palabras

Tiempo de lectura 3’19”

Bonos en pesimistas, acciones en optimistas

Ayer tuvimos un #BackToHappyDays en el mercado de acciones gracias a la “tregua” acordada por 90 días entre Donald J. Trump y Xi Jinping. Quienes no se contagiaron del entusiasmo fueron los bonos: la tasa 🇺🇸 a 10 años cayó por debajo del 3% (2.96% 😱). ¿Cuál será el motivo? ¿Una desaceleración en EE.UU.? No lo sabemos aún pero si es verdad que TODO el mercado está hablando de la “inversión de la curva”. ¿Qué significa eso? Que un bono con un vencimiento más corto (3 años, en este caso) rinde más que un bono más largo (5 años). ¿Por qué pasa esto? Buena pregunta. Según la teoría esto ocurre porque el mercado descuenta que la tasa seguirá subiendo en el corto plazo pero luego (posiblemente en 2020), empezará a bajar por una caída en el nivel de actividad de la economía americana. No sería una buena noticia 😩 si se confirma. Pero estamos en diciembre, vamos por ese rally de fin de año 😃.

Emergentes versus Tecnológicas

Tras es el G-20, los principales bancos de inversión americanos salieron con los pies de punta a recomendar su “trade” favorito de fin de año: comprar acciones de mercados emergentes (y si es Brasil, mejor). No es que no estemos de acuerdo, sólo puntualizar dos cosas:

1) las acciones emergentes lo vienen haciendo mejor que el S&P 500 desde el 4/10 y

2) los mínimos del año en términos absolutos fueron hace más de un mes (29/10)

Es decir, llegamos un poco tarde a una recomendación que tiene sabor más a táctica que a cíclica (la primera es una inversión con un horizonte de 1 a 3 meses mientras que la otra es de 6 a 18 meses). Recuerde: ellos quieren generar comisiones y usted ganar dinero. Dicho esto, ¿Estarán ambos intereses (el de ellos y el de usted) alineados? Posiblemente sí y yo soy sólo un mal pensado 😉.

De $39.15 a $36.50 en una semana

“La” dólar volvió a sorprender aunque esta vez a la baja (¿se acuerda que el lunes 26/11 llegamos a cruzar la barrera de los $39?😱). Pero gracias al G-20 y a una mayor absorción de pesos por parte del BCRA, “la” dólar volvió al piso de la banda. Todo esto mientras la tasa sigue bajando (60,3%).

Los bonos se recuperaron y las acciones (de los bancos) sorprendieron por lo amarrete de la suba: un miserable +3,5%. En otro momento, un +8 o +9% hubiera sido lo normal.

Al igual que pasa en los EE.UU., la deuda pareciera ir por un camino diferente al de las acciones. En general, cuando hay divergencia, es mejor hacerle caso a los bonos. ¿Será esta vez diferente? Por lo pronto, las acciones 🇦🇷 se alejan de los mínimos de agosto mientras a los bonos les cuesta bastante más. “Wait & see”, falta una eternidad para el segundo semestre (de 2019).

Ahí fue el #10/2018.

%d bloggers like this: