#BeforeTheMedialun: año raro 🤷‍♂️

Mis reflexiones antes del desayuno:

496 palabras

Tiempo de lectura 3’12”

2018: un año raro (como lo fue 1994)

¿Cómo nos fue en este 2018? En general, salvo honrosas excepciones, el año fue malo para los inverores. ¿Por qué? Porque sufrieron quienes apostaron a Emergentes entusiasmados después de un estelar 2017 (no tengo que aclarar cómo les fue a los “carry traders” en 🇦🇷 o 🇹🇷), pero también “cobraron” los que compraron acciones de GOOGLE o APPLE o aquellos que fueron por los bonos largos del tesoro 🇺🇸. ¿Quiere que le diga cómo les salió la apuesta a los fanáticos del BITCOIN? De terror, -85% ¿Y el oro, cómo anduvo? Mal, -6%. El 🛢 no puede fallar, ¿o si? Horrible, -13%. Sólo quienes apostaron a los T-Bills 🇺🇸  pudieron sonreír y celebrar su +1,8% en el año 🤦‍♂️. El resto, a llorar a la iglesia.

Para que no desespere, le cuento que esto ya pasó, es decir, un año en que todo anduvo mal, salvo el “cash”. Fue en 1994, un año en que la Reserva Federal subió la tasas en 6 oportunidades (+2.5%) hasta alcanzar 5.5% 😱. Este año sólo llevamos 3 subas (+0.75%), y probablemente tengamos una más este mes aunque el mercado ya descuenta cero para 2019. ¿Qué pasó después de un año “raro” como 1994? En 1995, el S&P 500, subió un +34% pero los Emergentes tuvimos que lidiar con el efecto Tequila 😩. Tranquilo, respire, porque el mundo cambió bastante desde aquel entonces. Creemos que este 2018 será recordado como un año atípico, y probablemente el próximo tendremos oportunidad de redimir algunas de esas perdidas. ¿Cuáles serán las apuestas ganadoras en 2019? “Chi lo sa” (¿Quién lo sabe?). Por ahí, Turquía y Argentina terminan siendo las niñas mimadas por los mercados contra todo (o casi todo) pronostico. Esto no es para ansiosos 😉.

¿Quién tiene la razón? 🤔

Los bonos 🇦🇷 a esta altura del año, más que cotizar, se arrastran por las pantallas. Cuando uno observa el rendimiento de un Bonar 2020 y lo compara contra un Bonar 2024 o Global 2117, ya no sabe que valen las cosas. Es un problema generalizado, basta con cruzar la calle para que un producto tenga una diferencia de precio del +30 o +40%. Después de un shock como el que tuvimos entre abril y septiembre donde el tipo de cambio se duplicó, llevará meses volver a recomponer el sistema de precios en 🇦🇷.

El dato de inflación fue malo 😩 porque salió arriba de lo esperado (3.2% vs. 2.80%). Pero por otro lado, podemos decir que fue bueno ya que venimos de un +6.5% en septiembre y +5.4% en octubre🤔. De todas formas, el +3.2% dejó sabor a poco, y por esta razón, creemos que la tasa de la LELIQ se quedó estancada en 59% (cortando la tendencia bajista de las últimas semanas).

El debate entre default SI y default NO en 2020 se cobró una nueva víctima. Bastó que Miguel Kiguel dijera que las necesidades en 2020 están prácticamente cubiertas (cosa que ya planteamos en esta columna y adherimos al 100%) para que los “Apocalipsis Boys” le saltaran al cuello. Cada día me convenzo más que los economistas estamos más para los programas de la tarde y la avenida Corrientes, que para conducir la economía del país 🤦‍♂️.

Ahí fue el #17/2018.

 

 

 

%d bloggers like this: