¿El 2019 será el annus mirabilis?

Nota publicada en el diario El Economista -17/12/18-.

693 palabras

Tiempo de lectura 4’37”

Las perspectivas para 2018 eran las mejores: una economía global creciendo de manera sincronizada, mercados emergentes recibiendo nuevos flujos y el sector tecnología (incluidas las criptomonedas) en una marcha imparable. Poco queda de todo ello y lo vemos reflejado en unas pobres perspectivas para el año que viene.

¿Qué se dice del 2019? Primero que la guerra comercian entre China y EE.UU. prosigue a pesar de la tregua, segundo que el Brexit sigue sin resolverse, tercero que todavía no está claro si la Reserva Federal frenará la suba en la tasa de interés, y por último, no tenemos novedades de nuevos estímulos fiscales en China.

¡Que difícil es predecir el futuro de los mercados! Por eso, hacer apuestas sobre quienes puedan resultar los “ganadores” en 2019 sea un ejercicio inútil aunque necesario. ¿Cómo es eso de inútil pero necesario? Diseñar una cartera de inversión para el año que comienza es un trabajo fundamental para poder hacer un seguimiento a nuestras decisiones durante todo el año. Llevar una bitácora nos permite aprender de nuestros errores, entender porque nos sesgamos en un determinado momento, es decir, nos ayuda a recordar como nos sentíamos cuando fuimos optimistas y cuando nos pusimos pesimistas. Aclarado este punto (nada de lo que se “anticipe” en esta columna podrá ser usado en su contra), tratemos de pensar el 2019, desde lo más global a lo estrictamente local:

¿Acciones o bonos? Esperamos que en 2019 la economía de EE.UU. y la Euro Zona no tenga una recesión pero sí una desaceleración (más o menos donde está el consenso hoy). Por lo tanto, la Reserva Federal tal vez “nos sorprenda” con más subas el año que viene. Es por ello que en estos niveles de tasa del bono a 10 años americano ( 2,90%) y con estas valuaciones del S&P 500, todavía nos parece pronto para salir de las acciones y entrar en bonos. Tenemos un sesgo optimista para 2019.

¿Emergentes o desarrollados? El daño de la guerra comercial (que durará por años) está hecho, y por ello, el crecimiento en China dependerá (una vez más) de una decisión política. ¿Habrá o no estímulo fiscal? No lo sabemos, pero como parte de esa incertidumbre (creemos) que ya está metida en precios, preferimos las acciones emergentes a las de los mercados desarrollados. Dentro de emergentes, nos gusta más Brasil y Turquía que las asiáticas (China o Corea).

¿Argentina: 2019 o 2020? En el plano local, entre la reglamentación del impuesto a la renta financiera, la posición técnica de los bonos (todos estamos comprados), el miedo a un regreso de CFK, el temor de muchos a un default en 2020 (que no compartimos), y lo doloroso que terminó resultando 2018 (nos comimos la curva cuando íbamos a 120 km/h), hacer un pronóstico para 2019 es casi un acto de inconsciencia pero, como dije anteriormente, muy necesario. Pero, ¿qué importa más: 2019 o 2020? Obvio que el 2019 porque si gana CFK no habrá 2020 (es una exageración, pero sirve como método para enfocarnos). ¿Cómo lidiamos con un evento binario cómo este? Usando las probabilidades: si usted cree que Mauricio Macri tiene 60% de chances de ganar, entonces el 40% de sus inversiones deberá ser puesto a resguardo en, por ejemplo, bonos corporativos chilenos, letras del Tesoro americano o francos suizos. ¿Qué hago con el otro 60%? A esta altura, un buen combo de bonos largos en dólares soberanos y provinciales y acciones de bancos y eléctricas, le va a permitir capturar todo el upside de Argentina si gana Cambiemos y resulta que las necesidades de financiamiento en 2020 son alcanzables (los US$ 10-15.000 millones que hay que financiar son un vuelto para los mercados globales) y que las elevadas tasas de interés de las LELIQ hacen más bien que mal (el trade off entre menor actividad y dólar estable).

Recomendación final: cualquiera sea el escenario que usted espera para 2019, no haga apuestas de 0% o  100%, es preferible dejar de ganar a no parar de llorar. Que este 2018 haya sido un año lleno de aprendizajes.

%d bloggers like this: