#BeforeTheMedialun: ¿menos del 2%? 😱

Mis reflexiones antes del desayuno:

454 palabras

Tiempo de lectura 3’01”

Con el pie izquierdo 😩

El primer dato del año es el Caixin China PMI (una encuesta entre los gerentes de compras de las empresas 🇨🇳), y dio mal 😡. ¿Por qué? Se esperaba 50.2 (cualquier lectura arriba de 50 indica que la economía continuará creciendo en los próximos 6 meses) pero salió 49.7 😥. El resto de las economías de la región también publicaron datos de actividad más débiles de los esperado (Corea del Sur, Taiwan, Malasia e incluso la sorprendente Vietnam).

Esta debilidad en las encuestas manufactureras asiáticas confirman las pobres expectativas que tenemos sobre el comercio global luego de que en diciembre, y por primera vez desde mayo 2016, cinco indicadores de actividad a lo largo de EE.UU. también mostraran caídas preocupantes (Dallas, New York, Filadelfia, Richmond and Kansas City).

Con este panorama, uno no debería sorprenderse con la apertura bajista que estamos viendo esta mañana de la bolsa en China (el índice CSI 300 🇨🇳 cae un -1.40%) y en Europea (el STXE 600 🇪🇺 está  -0.70%). ¿Qué hacemos, entonces? La respuesta más sencilla es vender y quedarse en cash (la única apuesta que hizo dinero en todo 2018). Pero, alto ahí amigo, no es tan simple. ¿Qué pasaría si los malos datos fuerzan a un acuerdo entre Donald J. Trump y Xi Jinping que ponga fin a esta fase en la disputa entre China y EE.UU. por el liderazgo global? Los políticos cambian cuando chocan o cuando esta apunto de hacerlo. Es lamentable que en ese colectivo también estemos todos nosotros 🤦‍: en primera fila los inversores, luego los empresarios, y por último, el resto de los mortales (el orden respeta quien sufre primero el impacto de la piña económica). Nada para agregar a lo dicho en las últimas semanas: Wait and See. Buon anno a tutti!

¿Diciembre abajo del 2%?

Los amigos de IPConline (por favor, seguir la cuenta @ipconlinebb) anticipan una inflación de diciembre debajo del 2% (más precisamente, 1.67% 🙏).

Sería un datazo porque completaría al buen número de balanza comercial publicado hace unas semanas. ¿Qué falta para dejar atrás definitivamente la crisis? Primero, Argentina debe generar un excedente de dólares (superávit comercial), luego bajar la inflación para que el BCRA reduzca la tasa de interés, y así, finalmente regresar a los mercado de deuda.

Sobre este punto quería hacer una breve reflexión: ¿cuántos economías en el mundo podrían aguantar dos años sin emitir nueva deuda? Muy pocas o directamente ninguna. Bueno, eso es lo que se le exige a la Argentina. Por esta razón, economistas entrenados en asustar anticipan, como algo inevitable, un default en 2020, aunque preocupados por no acertar, se cubren advirtiendo que si no se da en ese año, ocurrirá indefectiblemente en el 2021. Son los mismos que anticiparon 5 de las últimas 3 devaluaciones y 10 de las últimas 0 hiperinflaciones. Sigan participando, algún día le van a pegar 🤦‍.

Ahí fue el #25/2019.

%d bloggers like this: