#BeforeTheMedialun: vamos por el frente interno 💪

494 palabras

Tiempo de lectura 3’18”

Cash, cash y más cash 😞

¿Cómo medir el sentimiento del mercado 🇺🇸? Entre los muchos indicadores que hay, me quedo con el cash que acumulan los inversores en sus Money Markets Funds. ¿Por qué? Porque hasta 2016, quedarse en cash no era una opción dado que la Fed mantenía la tasa casi en el 0%. Pero ahora, cualquier compañía de Asset Management te ofrece más del 2% (neto de comisiones) de rentabilidad por invertir tu cash en “Treasuries” de corto plazo 😱. 2% es una cifra nada despreciable, teniendo en cuenta el riesgo latente (“guerra comercial” con China, “shutdown” del gobierno 🇺🇸 o el Brexit) por un lado, y por el otro, las dudas sobre que pasará con los beneficios de las compañías americanas ahora que abandonamos la era del doble dígito. FactSet espera +10% de crecimiento en las ganancias empresariales para el último trimestre, un buen numero pero que se ubica por debajo del +16% que se anticipaba en septiembre 🤷‍.

¿Qué hacer? Están quienes postulan que este mercado ¿bajista? se comportará como el de 2011, y por lo tanto, deberíamos esperar que el S&P 500 vuelva a testear los mínimos de nochebuena 😩.  Otros afirman que los mínimos del mercado sólo ocurren por un evento puntual, a diferencias de los máximos que son el resultado de un proceso. ¿Qué evento podría disparar una fuerte corrección? Que no lleguemos a un acuerdo entre China y EE.UU. para el 1 de marzo en un contexto de “shutdown”. La verdad, es que no hay evidencia alguna que confirme ni el primer punto (que el mercado deba testear los anteriores mínimos), ni que un evento es lo que dispara una corrección.

¿Qué vemos? En 2019, los Fondos de acciones recibieron us$4 billones de nuevo flujo frente a los us$2 billones de los Money Market, pero también es cierto, que los primeros tuvieron salidas el trimestre anterior por us$190 billones mientras que los segundos, entradas por us$100 billones. Wait&See.

Confirmación 💪

Los números del MULC (Mercado Único Libre de Cambios) mostraron lo que la mayoría intuíamos: en diciembre los argentinos no sólo compraron menos dólares, sino que viajaron menos, y esto, sumado a un mayor superávit comercial terminó dando el primer balance cambiario positivo desde diciembre de 2016 (que fue + gracias al blanqueo).

La macro sigue corrigiendo los desequilibrios, y eso, siempre es una buena noticia para lo que viene pero mala para el presente. ¿Qué mirar hacia adelante? Consolidado (al menos eso 🙏) el frente externo (tendremos un buen sobrante de dólares en 2019), es preciso que el frente domestico se componga. ¿Por qué? Porque la recaudación tendrá viento de frente (la inflación será menor y las clausulas de ajuste de jubilaciones y pensiones jugaran en contra respecto de 2018), y porque el nivel de activad deberá encontrar un piso en el primer trimestre para que no sólo mejore las chances electorales de Cambiemos (y alejemos el 👻 del populismo) sino también para que cambie el humor social y las empresas puedan pagar los aumentos salarias que esperamos sean superiores a la inflación.

Ahí fue el #37/2019.

%d bloggers like this: