#BeforeTheMedialun: open for business😉

472 palabras

Tiempo de lectura 3’09”

We are open for business 😎

No paso una semana del “NO me voy a reunir con Xi Jinping antes del 1/3″ que  Donald J. Trump terminó flexibilizando sus postura, y los mercados, agradecidos por el gesto, le devolvieron la buen onda con una suba del +1,3%. ¿Qué pasó? Mr. President dijo, medio al pasar, que si para el 1/3 marzo no se alcanza un acuerdo, pero a criterio de él (con todos los interrogantes que ello implica) hay indicios de que estamos cerca de uno, entones no habrá necesidad de subir las tarifas del 10% al 25% sobre los us$200 lucapalos de importaciones chinas 🤞.

Este lunes habíamos especulado desde #BeforeTheMedialun con la idea de que el mercado le había tomado el tiempo a Trump y sus declaraciones. Lo de ayer pareciera confirmar esta hipótesis porque ante una primera reacción negativa de los inversores, Mr. Make America Grea Again terminó volviendo sobre sus dichos y llevando la clama sobre la disputa comercial con China. Si esto es así, bienvenido la nueva era de tranquilidad 😬.

En el medio apareció otra vez nuestro amigo personal, Jerome Powell para seguir alimentando el “american dream“. ¿Qué hizo? En un discurso compartió su visión sobre una economía que sigue strong, y a la que le ve pocas chances de entrar en una recesión. También anticipó por donde vendrá el debate en 2019: ¿cuál será el futuro de la política monetaria de aquí en más? Por lo visto y escuchado, ante una crisis veremos una Fed haciendo más QE (quantitative easing) y menos recorte de tasas (porque mucho no hay para recortar 🤣). Es decir, más Japón, menos ortodoxia.

¿Mejoramos? Depende quien responda la pregunta 🤷‍♂️

Los ADRs de los bancos tuvieron otro día de fuertes subas (+2,4%) al igual que los bonos (+0,9%). “La” dólar subió unos centavos pero la tasa volvió a bajar aunque cada vez le queda menos 🙏 (¿quién se anima a un plazo fijo al 35%?).

Los datos de capacidad utilizada de diciembre fueron HORRIBLES (56,6%), los peores desde junio de 2002. ¿Que podemos decir? Que algunos indicadores privados de actividad muestran que la economía rebotó (poco) en diciembre respecto de noviembre, o al menos, se mantuvo estable.

Para 2019 esperamos lo obvio, es decir una recuperación dispar: bien exportaciones, mal consumo interno. El único aliciente para la demanda domestica es que se espera un crecimiento de los salarios reales del 5-6%. ¿Será suficiente para reactivar la economía en el segundo trimestre? Más bajo no podemos caer porque la Argentina hizo un feroz ajuste, no sólo respecto del 2017, sino comparado con los años de las soja de us$650. Por ello, a pesar del gusto amargo, el programa económico tutelado por el FMI, puede ser la receta adecuada para salir de 8 años de estancamiento. Ni el desarrollo con inclusión social K ni el gradualismo de Cambiemos resultaron apropiados. Por eso esta vez, pareciera que si no aprendemos la lección, HABRÁ TABLA 😉.

Ahí fue el #47/2019.

Atención: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: