#BeforeTheMedialun: aterrizaje suave o duro 🤔 (late edition)

Tiempo de lectura 3’06”

¿Tendremos un aterrizaje suave o se viene la piña?

El mercado aún no se define. ¿Por qué? Para entenderlo, veamos los argumentos a favor y en contra de que las cosas se “pudran” en 🇺🇸:

(-) La desaceleración de China y Europa golpeará las exportaciones,

(-) Se termina el estimulo fiscal por recorte de impuestos y aumento de gasto, y

(-) Menor confianza de los empresarios y los consumidores si las condiciones financieras se deterioran (menor acceso al crédito y S&P 500 abajo de los ¿2.800 puntos?).

Pero…

(+) Tendremos menores tasas de interés para los créditos hipotecarios, que sumado a unos salarios creciendo, apuntalarán el mercado de la vivienda que presenta el 18% del PBI americano.

¿Cuál es la diferencia entre los puntos negativos de lo positivos? La misma que hay entre un aterrizaje suave de la economía americana de uno forzoso (soft landing versus hard landing); es decir, confiar que la Reserva Federal podrá actuar a tiempo, evitar que la economía no se la ponga de frente 🙏. ¿Podrá? No lo sabemos, y por eso, a esta altura, sería sano que acepte que vamos a un 2019 con mayor volatilidad de lo previsto. En 2017, el VIX (una medida de volatilidad/riesgo de los mercados) fue históricamente bajo con un promedio de sólo 11,1 puntos, y por eso tuvimos un buen año. En 2018 las cosas volvieron a la “normalidad” y el VIX promedió parecido a 2016 (16,6 versus 15,8 puntos). ¿Qué esperamos en 2019? Arrancamos con niveles parecidos al año pasado pero puede empeorar si los inversores siguen dudando entre un soft o hard landing. ¿Veremos un VIX en 20 puntos (algo MUY malo) como en 2011? No lo sabemos, pero para cuando ocurra, quédese tranquilo porque para ese entonces habremos muerto todos, y el planeta estará en manos de las hormigas 😱.

 Fasten Your Seatbelts, vamos a bailar este año, y de lo lindo.

¿Por casa como andamos? En modo pánico y desatado 😩

Toda inversión implica una riesgo pero también un retorno esperado. Es decir, cuando un bono como el AY24 (Bonar 2024) rinde una tasa del 12,88% o 13,20% como en el caso del DICA (Discount 2033 Ley Local), por mas que CFK sea el cuco, a uno lo están más que compensando por asumir ese riesgo.

El listado de activos argentinos que están de oferta es interminable: desde el tipo de cambio hasta las acciones pasando por la tasa de interés que pagan los bonos que ajustan por CER. Hoy (casi todo) ya ajusta por “nos vamos a morir” o “vamos hacia Venezuela”.

¿Qué hacer? Seguimos administrando nuestra cartera con un 60% en activos locales (bonos en dóalres y en pesos y acciones), y un 40% en instrumentos de buena calidad (high grade) completamente descorrelacionados de Argentina, como puede ser un bonos corporativos chilenos o americanos.

Como consideramos que los precios de hoy descuentan, con una determinada probabilidad, bastantes cosas malas: decidimos seguir con nuestro plan 60/40 (por ahora 😉).

Ahí fue el #64/2019.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: