#BeforeTheMedialun: cómo dormir tranquilo? 🤔 (recontra late edition)

Tiempo de lectura 3’16”

¿Qué pasa con los emergentes?

Desde fines de enero que el MSCI Emerging Markets Index pierde terreno (-5,6%) frente al S&P 500; hasta el punto de haber devuelto toda la buena performance de principios de año 😩.  ¿Qué explica este retroceso? No hay explicaciones sencillas porque, por ejemplo, el índice de materias primas de Bloomberg (BCOM Index) o el precio del barril de petroleo de Brent, se mantienen positivos en el año, incluso por encima de los precios de enero 🤔. Por otro lado, el índice MSCI China Index sigue positivo aunque haya retrocedido de los máximos de principios de mes. Otros indicadores como los bonos High Yield americanos o bonos “basura”, que suelen operar en linea con el riesgo emergente, acumulan un +0,76% en el mes y un +7% en el año. Entonces, ¿qué justifica tanta paliza?¿hay excepciones?

Veamos como venimos en el mes:

(+) Bonos soberanos emergentes +1,6%

(+) Bonos corporativos emergentes +1.1%

(+) Acciones emergentes +0,52%

(+) Acciones china +0,38%

(-) Monedas emergentes -0,54%

(-) Acciones brasileñas -3,21 %

(-) Acciones brasileñas -3,21 %

(-) Acciones turcas -7,89 %

(-) Bancos argentinos -22,4%

Estos números muestran que el mercado NO descuenta problemas de solvencia o tiene dudas sobre la calidad del crédito emergente. Por un lado, están los mercados especulativos como Turquía, Sudáfrica, Brasil o Argentina, y por el otro, las asiáticos que se mantienen más firmes en esta turbulencia.

La conclusión es “positiva” porque el mercado no esta en modo “fuga” (por ahora), y sólo estaría ajustando el nivel de riesgo que desea en su cartera 🤔.

Pero es una “mala” noticia para quienes se quedaron a la intemperie en ese rebalanceo 😫.

Esperando la cosecha y los dólares del tesoro

¿Usted quiere dormir tranquilo en este 2019? Compre dólares, y póngalos en una cuenta a resguardo de cualquier eventualidad. ¿Esto es una recomendación de inversión? No, es un consejo para que su vida gane en calidad, y tenga salud por muchos años. Eso si, usted dejará de asumir un riesgo tipo I: perdida de capital, y asumirá otro de tipo II: costo de oportunidad.

Es decir, aquellos que siempre y en todo momento le recomendaron dólares y una caja fuerte, lo ayudaron únicamente entre mayo y septiembre de 2018, pero lo mal aconsejaron entre octubre de 2018 y febrero de 2019. Esos que siempre le recuerdan las bondades de “la” dólar, se frotan las manos por estos días. Pero si me retrotraigo en el tiempo, son los mismo que le dijeron comprar dolares en junio de 2002; y ya sabe como termino esa historia: acumuló casi una década de malas inversiones (hasta el cepo de 2012, no pudo ganarle ni siquiera a un plazo fijo en pesos).

Este 2019 será bravo, incluso para quienes vivimos de esto porque los activos argentinos tienen un condimento extra que costará digerir: la posibilidad de un regreso de CFK. ¿Habrá recompensa al final del camino? Calculo que si (siempre y cuando NO gane ya sabemos quien). Lastima que andarlo será mucho más duro de lo que uno se imagina. Welcome to Hell 😱.

Ahí fue el #65/2019.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: