#BeforeTheMedialun: Long Live The Carry Trade (episodio VIII ðŸ˜©)

Tiempo de lectura 4 minutos

¿Volviéndonos más optimistas? 🤔 

Esta semana dos datos llamaron la atención:

1. En lo que va del año, los sectores del S&P 500 🇺🇸 que lideran el ranking son tecnología, industriales, y consumo discrecional. Los 3 acumulan rentabilidades >20%, frente al +17% del índice general. ¿Quién van a la cola? Un sector defensivo como Health Care con sólo +4% 😩.

2. En los últimos 3 meses (60 ruedas) la medida de volatilidad (riesgo) preferida de todos los inversores, el índice VIX, pasó de >20 (cuanto más alto, peor) a <12 💪. ¿Por qué este dato es importante? Porque desde la crisis de 2008, cada vez que esto ha ocurrido, el mercado subió 👍. ¿Lo hará nuevamente? ¿Por qué no? 🤷‍♂️.

Si asumimos como correcta la preposición de que el mercado descuenta acertadamente (o al menos, en la mayoría de las veces) el ciclo económico, entonces que los sectores más cíclicos de la economía (tecnología, consumo discrecional e industriales) lo hagan mejor que los defensivos (Utilities y Health Care) es una buena señal para la bolsa 🇺🇸, y también para los mercados globales. Si a esto le sumamos la fuerte caída en el índice de volatilidad VIX , deberíamos reforzar la percepción de que lo mejor está por venir 😉.

Pero ayer nos despertamos con un nuevo tuit de Donald J. Trump donde se “afirmaba” que el mercado podría estar entre 5.000 a 10.000 puntos arriba de donde está, la economía creciendo al 4% en vez de al 3%, y sin inflación, si la Fed no se hubiera equivocado subiendo tanto la tasas de interés. ¿Cuánto influye este nuevo embate sobre la credibilidad de la política monetaria de los EE.UU.? Si uno asume que las probabilidades de que Trump sea reelecto en 2020 son altas, la chances de una Fed cada vez menos independiente, aumentan. ¿Por qué lo decimos? Pensemos que Trump tiene 60 millones de seguidores en twitter, maneja un lenguaje directo, y sabe como presionar a los congresistas que “eligen” a los miembros de la Fed. Esta, por su parte, sólo tiene para defenderse la institucionalidad americana, y sus 500 mil seguidores. ¿Será bueno o malo para los mercados una Fed bajo ataque? No lo sabremos hasta dentro de mucho, puede que sea un alivio de corto (tasas más bajas) pero problema más adelante (las expectativas de inflación sean más altas).

Long Live The Carry Trade 🇦🇷

El gobierno cruzó el desierto, y llegó (casi) indemne al oasis de los agro-dólares. Entre enero (liquidación de la cosecha fina), y abril (inicio de la cosecha gruesa), y con las medidas que adoptó el BCRA para a limitar el carry trade, convirtieron los meses de febrero y marzo en el primer test serio para el esquema de bandas ideado por el FMI.

Pero más allá del salto de marzo, los primeros días de la semana pasada trajeron alivio, y “la” dólar retrocedió un -4% gracias a que durante varios días, el agro liquidó us$150 millones diarios. ¿Qué pasará cuando en el día de hoy, el tesoro salga a vender sus us$60 millones diarios? Más allá de algunos contratiempos que vayamos a tener en el camino, la estrategia de estar “largo” pesos tiene perspectivas alentadoras. ¿Hasta cuando? De no mediar sorpresas externas, y más allá de la volatilidad de la campaña electoral que arrancó demasiado pronto (las generales son recién en octubre 🤦‍♂️), hasta mediados de junio deberíamos estar tranquilos.

¿Y después qué? Hoy el escenario luce muy incierto porque recién el 22/6 se presentan las candidaturas. Se puede dar que CFK sea candidata , y además lidere las encuestas. ¿Se imaginan lo que serían esas  vacaciones de invierno? Seguramente las más calientes en muchos años 😱 . Pero para eso falta mucho, ahora disfrutemos (si es que se puede) este veranito que nos da la economía porque ya la política se encargará de complicarnos la existencia, una vez más.

Ahí fue el #71/2019.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: