#BeforeTheMedialun: en caso de emergencia, rompa el vidrio (late edition)

Tiempo de lectura 4 minutos

A ganar se ha dicho (o al menos, lo van a intentar  😉)

El gobierno decidió congelar TODO (lo que puede) hasta las elecciones: tarifas y “la” dólar. ¿Para qué? Para ganar en octubre.

Este impasse en las reformas económicas (ajuste de precios relativos) es un giro de (casi) 180° a 6 meses de una elección crucial para Cambiemos: si gana hay revancha pero si pierde, quedará reducido a gobernar la Ciudad.

¿Por qué el gobierno decidió congelar el “ajuste”? Por la misma razón que “obligó” a Alfonso Prat Gay, en septiembre de 2016, a moderar las metas fiscales (subió el déficit proyectado para 2017-2019 de 5,4% a 9,7% 😱): la sociedad 🇦🇷 quiere un mejor futuro pero sin asumir costos en el presente 🤷‍.

Pero a diferencia de 2016 este será un año electoral, y la dinámica de los precios dependerá menos de los fundamentales de la economía, y más de las expectativas sobre un posible retorno de CFK. Esta dinámica (negativa) se da porque nadie quiere estar muy expuesto ante un resultado adverso en octubre, y entonces dolariza cualquier excedente en pesos, traslada a precios el mínimo incremento en los costos (tarifas o tipo de cambio), y se desprende de activos argentinos hundiendo las paridades de los bonos. Nadie quiere que vuelva pero cada uno persiguiendo su propio interés, termina creando una profecía auto-cumplida 🤦‍.

Cristina Fernandez NO cambió NI cambiará, pero será la sociedad quien le ponga un limite en caso de que gane. De la misma forma que Alfonso Prat Gay modifico el ajuste fiscal en 2016, Cristina deberá posponer sus planes de constituir el Ministerio de la Venganza o auspiciar una reforma agraria en sus primero días de gobierno.

Pero estos limites no impedirán que un Bonar 2020 que hoy cotiza arriba de los u$90, pueda valer post-octubre us$60. ¿Por qué? Porque es la manera que tienen los inversores de cubrirse ante un posible (aunque por ahora poco probable) escenario de reestructuración. En los próximos meses poco importará que el calendario de vencimientos de deuda de Argentina sea favorable, y que el Stand-By Arrangement (SBA) con el FMI sea negociado (reformas mediante) para convertirlo en un Extended Fund Facility (EFF), que permita devolver lo que se debe en cómodas cuotas.

Para cruzar el desierto, primero hay que adentrarse en él

Estamos en un momento complicado donde las variables clave: dólar, inflación y riesgo país retrasan la salida de la recesión, y les restan posibilidades a la reelección de Mauricio Macri. Pero lo más grave es que esta demora en la recuperación retroalimenta el deterioro de esas mismas variables, y así, con la fuerza de un yunque, demuele cualquier expectativa positiva en el corto plazo. ¿Cuando podrá cambiar la tendencia? Recién con las PASO podremos ver si hay un quiebre. ¿Qué podría hacer el gobierno? No mucho: poner ON HOLD las reformas para contener “la” dólar y la inflación. No hay espacio para otra cosa 😩.

Lo bueno es que como todo este ajuste en los precios es por la política, bastará con que las incógnitas se despejen (Mauricio Macri repunte en las encuestas) para que los precios mejoren, y la dinámica comience a ser favorable. Quedará para otro momento analizar cuando se rompió la expectativa de una salida de la crisis de 2018 (¿habrá sido con el dato de inflación de enero?), y que llevó al inversor a perder la paciencia, y a blindarse a cualquier costo (no importa que “la” dólar estuviera a $40 o $44 y la tasa en 50% o 60%) ante la posibilidad de un regresos de CFK.

Por suerte esto se termina en octubre (o en noviembre si es que hay balotaje). ¿Lo malo?  En 2020 habrá otras excusas para preocuparnos, y seguir pensando en nosotros mismos, aún a costo de perjudicar al otro. Así estamos hechos los argentinos 😞.

Ahí fue el #72/2019.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: