#BeforeTheMedialun: tutti nervosi, anche il cane

Tiempo de lectura 4 minutos

¿Se terminó el largo reinado de la Reserva Federal? 😱

Las nuevas tecnologías hoy le permiten al sector privado realizar proyecciones económicas tanto o más acertadas que la propia Reserva Federal. En los noventa, uno de las razones por las cuales los inversores seguíamos de cerca los comunicados de la Fed, era la superioridad de sus modelos para para “predecir el futuro”. Bueno, de acuerdo a los muchachos de Goldman Sachs Group Inc. eso ya no corre más. En los últimos años esa ventaja sobre las “masas” ha prácticamente desaparecido, y por esta razón, el mercado hoy reacciona de forma más negativa cada vez que la Fed, shock mediante, endurece las condiciones monetarias. ¿Por qué ? Porque tal como ocurrió el pasado mes de diciembre, el mercado tiene sus propias estimaciones, y como estas a veces no coinciden con el view de la Fed, una suba de tasas puede implicar un error de diagnostico que mande derecho la economía a una recesión.

¿Que esperamos hacia adelante? Una Reserva Federal con una política monetaria más acomodaticia pero que a su vez no implique tiempos oscuros (recesión). ¿Por qué? Porque si hubiera algo negativo en el horizonte, el mercado debería estar en condiciones de anticiparlo tan bien como ellos.

¿Que señales le preocupan al mercado? De todas las dudas que cualquier inversor pudiera tener hoy por hoy, la más seria está vinculada con las expectativas de beneficios de las compañías que integran el índice S&P 500. El mercado sabe que tendremos el peor trimestre desde 2016 pero el hecho que el S&P 500 este a sólo 1% de los máximos de septiembre de 2018, implica que esta situación  la percibe circunstancial, y que debería superarse en breve. ¿Será tan así? Los beneficios en esta etapa del ciclo dependerán más de la evolución de los costos (salarios, materias primas, logística) porque el crecimiento, a pesar del reciente repunte de la actividad tanto en EE.UU. como en China, no se espera un regreso a las épocas doradas de “crecimiento sincronizado” de principios de 2018.

In questa casa siamo tutti nervosi, anch’ il cane 🤦

Una encuesta, y se desató el caos.

La publicación de un sondeo de la consultora Isonomía (¿cuantos casos? ¿presencial o telefónica? ¿qué cobertura geográfica?) donde CFK lidera no sólo la intención de voto para las generales de octubre, sino también el balotaje. ¿Será tan así? 🤷‍ La única encuesta que importa antes de octubre son las PASO de agosto, y para eso falta mucho, muchísimo. Primero deberemos pasar la presentación de las candidaturas (22/6), y recién, casi dos meses más tarde, tendremos la primera información veraz sobre que piensa o quiere el electorado. Tranqui, tronco.

En el medio de esto, ¿vender o comprar? Seguimos pensando los mismo que planteamos hace dos semanas en la ExpoEFI: si estás 100% invertido, deberías vender (un %). Pero si estas 100% en cash, algo deberías invertir. ¿Por qué? Porque NO podemos predecir con certeza el futuro, y por ello es razonable armar escenarios y estimar probabilidades. ¿Gana CKF? ¿con que probabilidad? ¿100%, 80% o 50%? Si uno estima una probabilidad diferente del 100%, ¿por qué seguir 100% en cash? Como inversor esa postura no tiene lógica, lo mismo si uno esta hasta el cuello de Bonar 2024 esperando que Duran Barba haga magia, y lo relance a Mauricio Macri. No es saludable, y menos después de haberse comido 70 huevos de chocolate el fin de semana largo en familia 😂.

Ahí fue el #73/2019.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: