#BeforeTheMedialun: ¿esta vez va en serio? 🤔

Tiempo de lectura 4 minutos

¿Peor que en Nochebuena?

La caída de ayer del S&P 500 🇺🇸 -1,7% fue un duro despertar luego de un lunes que pintaba para ser negro y terminó en un gris claro. De todas formas, esta corrección, está lejos de aquel lunes de nochebuena del año pasado cuando el S&P 500 marcó un -2,7%, luego del -7% de la semana anterior. Esta caída de -2,5% desde los máximos del 30/4 es, hasta el momento, la menor caída en la historia para el S&P 500 de un máximo. Para citar un ejemplo, el desplome que experimentamos desde los máximos del 21/9/18 fue del -19,8%. Pero todavía falta 3 días para conocer si el viernes volamos por los aires gracias a Donald J. Trump. Por suerte el tiempo pasa rápido 😂.

¿Qué es lo que nos preocupa realmente? La caída de las exportaciones chinas durante el mes de abril (-2,7% frente a un 3% esperado). La balanza comercial tampoco trajo buenas noticias porque tuvo un superávit de CNY95.000 millones frente a los CNY215.000 millones esperados. China está complicada, y pone en duda la recuperación tenue que tuvimos a principios de abril cuando salieron algunos buenos datos económicos (producción industrial, crecimiento del crédito bancario, exportaciones de marzo). Además, la disputa comercial no ayuda, y por está razón el Shanghai Composite Index acumula una caída del -12% desde el máximo más reciente alcanzado el 8/4.

En sinfonía con la debilidad china, el índice de materias primas de Bloomberg acumula -5% desde los máximos de principios de abril, y está -15% respecto de un año atrás. ¿Quien es el responsables de este derrape? No es el petroleo que cotiza -5% abajo de los valores que vimos hace un año (aunque en el medio osciló entre los us$45 por barril de diciembre y los us$75 de septiembre). Tampoco es el cobre luce que vale un -8% menos que hace años. Son las materias primas agrícolas quienes registran los peores registros (como maíz y soja) al cotizar entre un -12% y un -18%. Si China se frena, siamo nel forno.

Bien 🇦🇷, dentro del contexto 💪

El efecto BCRA no se sintió ayer. La lectura resulta más que una obviedad cuando un observa el salto del tipo de cambio en la última media hora. En un día con poco volumen, el sell-off del peso se acentuó con el derrape del S&P 500 a partir de las 2 de la tarde (-0,8% en sólo 45 minutos). ¿Habrá sido esto lo que retrajo una mayor oferta de divisas? Difícil saberlo. Otra pregunta que surge de un día como ayer es: ¿cómo intervendrá el BCRA? ¿tendrá algún tipo de cambio (nominal o real) objetivo en la cabeza? ¿dejará flotar la moneda si la situación así lo requiere pero sin tanta volatilidad? Nada de esto quedo claro ayer. Ni $45 es un techo, ni la volatilidad un objetivo, porque mientras nuestros vecinos caían hasta un -1%, nosotros pasamos de -0.5% a -1.5% como si nada. WAIT&SEE

Capitulo aparte para la deuda. La renovación de las Letes en dólares fue buena gracias a la ayuda del plazo de sólo 70 días (una rara avis en este tipo de licitaciones). Si el gobierno continua con esta estrategia, tal vez llego con un poco más de aire a las PASO, y allí, la gran encuesta nacional, despeje un poco más el panorama, y le permita al Tesoro conseguir fondos frescos para pasar la barrera psicológica del 10 de diciembre (en cuanto a los vencimientos). Oremos hermanos 🙏.

Ahí fue el #75/2019.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: