#BeforeTheMedialun: Civilización o barbarie Parte 1 ðŸ˜”

Tiempo de lectura 6 minutos

Como en Madrid (1937) o como con Gandlaf en El Señor de los Anillos: No pasarán! 💪‍

Al final tuvo que venir la Madre Naturaleza para que se recuperase el precio de nuestras materias primas (y después dicen que Dios NO es argentino😉). La suba en los últimos 30 días de la soja (+7%) y el trigo (+19%), junto con una cosecha récord, sostienen al peso y mantienen a “la” dólar en un canal ($44-$46), sin que el BCRA deba intervenir. Al fin un centro para el amigo Nicolás Dujovne 😊.

El ruido político de las últimas semanas (básicamente la subasta al menor postor de las convicciones de Sergio Massa) podría haberse llevado puesto al peso. Por suerte no sucedió. ¿Por qué? Porque para que “la” dólar se mueva, la dolarización de las carteras debería superar las reservas netas del Central, y esto, en 2019, NO va a pasar. ¿Por qué? Porque en el peor escenario, se podrían dolarizar plazo fijos y depósitos hasta unos us$15.000 millones, mientras que en un escenario “normal”, la demanda podría llegar hasta us$5.000 millones. Ningún bochazo de mitad de cancha que el BCRA no pueda matarlo con el pecho.

Más preocupante es el comportamiento de los bonos. Muchos plantean una cierta desconexión entre “la” dólar, y el la deuda soberana. Para los eternos pesimistas “la” dólar debe hacer el Catch Up, es decir, irse a los $51 para estar a tono con un riesgo país de 1.000 puntos. Pero NO LO SÉ, Rick, a mi me parece que esa deducción podría ser FALSA. ¿Por qué? Porque más allá de los efectos contagio que existen entre un mercado y el otro, la realidad es que en el mercado cambios el FLUJO (y la tasa en pesos) mata cualquier posición “corta” (apuesta contra el peso). Mientras que la situación de los bonos es distinta porque la posición técnica es HORRIBLE (es decir, estamos TODOS comprados) y nos hace vulnerable ante cualquier ruido político.

No hay moderación posible, es civilización o barbarie 😔

Aunque sigue siendo más probable que Mauricio Macri gane en octubre (o noviembre si vamos a balotaje), la sola chance de que sea CFK pueda triunfar, genera un escenario alternativo tan negativo, que derrumba el precio de los bonos.

El mercado no compra la MODERACIÓN que nos quiere vender el compañero Alberto por dos motivos: primero, porque ya lo conoce a él y a la señora, y segundo, porque como consecuencia de lo primero, el inversor quiere DUNGA-DUNGA, es decir, un ajuste épico, bíblico, de novela antes de volver a confiar.

¿Cuál es el escenario si no va la del ajuste BRUTAL? Lamentablemente luego de intentar cuadrar el circulo, van a terminar regresando a lo que saben hacer:

  • DEFAULT (pero encubierto, como les gusta a los K, nunca de frente) donde “convencerán” a inversores locales (compañías de seguros, bancos, Fondos de inversión, etc.) a canjear “voluntariamente” las tenencias de corto y mediano plazo de bonos, por otros instrumentos ultra largos, con bajo cupón (puede ser del tipo step-up), con todos los atajos legales que a Kiciloff y cía. se les pueda ocurrir.
  • CEPO: muchachos, al CEPO (versión 2.0) vamos de cabeza, no lo duden. El que se sorprenda, debería sacarse la venda de los ojos.
  • DJAI: ¿Qué piensan que ocurrirá con las importaciones de autos, autopartes, bienes de consumo, etc.? Declaraciones juradas para todos y todas. De Mendiguren conducción ✌️.
  • RETENCIONES: se van a reír (por no llorar) cuando recuerden cuanto le protestaron en 2018 a Mauricio por subir las retenciones porque, con el compañero Alberto, vamos a tener derechos de exportación hasta en las llamadas por Skype.

Sin embargo, el problema no son estas medidas porque el sector privado la sabe lunga, conoce los trucos, y mal o bien, sabrá como defenderse. El verdadero drama será cuando descubran (en el gobierno) que no llegan 😩. Y esto va a pasar en el mismo momento que el Congreso no funcione como una escribanía, el campo te siembra lo justo y necesario, no haya una sola inversión por fuera de Vaca Muerta, y las disputas internas dentro de la coalición gobernante se vuelven feroces (el PJ “ortodoxo” y peronistas de Perón contra las convicciones de Massa, Pino Solanas y Vicky Donda). Además, cada tres meses te visita el FMI, en Brasil está Bolsonaro y en Venezuela “gobierna” Maduro en vez de Chavez. Complicado es poco.

¿Qué hará el Alberto? ¿Romperá la alianza con CFK y se recostará en el PJ y Cambiemos por el bien de la Patria? Ni idea, pero en los próximos meses este país se definirá entre  civilización o barbarie. Lamentablemente, muchas veces hemos elegido la peor de las opciones. 

Ahí fue el #83/2019.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: