#BeforeTheMedialun: estalló el verano ðŸŒ±

Tiempo de lectura 5 minutos

La Fed como sostén de última instancia 💪

El índice de acciones S&P 500 🇺🇸 está +2,4% por encima de los máximos alcanzados el 21/9/18 (hace exactamente 9 meses). ¿Qué “cosas pasaron” para que las acciones tuvieran una rentabilidad inferior al +3,8% que rindió estar invertido en bonos del tesoro americano de corto plazo?

Algo no está bien, y no es sólo el temor a una guerra comercial entre China y los EE.UU. Recordemos que entre los máximos del 21/9/18 y los mínimos de Noche Buena, el S&P 500 cayó casi un -20% (enfatizó lo del casi, porque según el consenso de mercado, caer más de un -20% implica estar en un “mercado bajista”). ¿Por qué caímos tanto? Una pista: el 19/12/18 la Reserva Federal subía la tasa de interés por cuarta vez en el año. El 4/1/19, Jerome Powell, en un discurso dirigido a los mercados, avisaba que pasaba de modo “subir” a modo “espera”. Es decir, la Fed no subiría la tasa por un largo periodo de tiempo. El mercado no dudo un segundo: reboto con fuerza desde los mínimos +26%, y logro alcanzar el 30/4 nuevos máximos. Pero el modo espera, en un contexto de recrudecimiento del conflicto con China, y la desaceleración de Europa, puso nervioso a más de uno, y el S&P 500 volvió anotar otra caída de -7%. Nuevamente tuvo que salir Jerome Powell para dejar entreabierta la puerta de recorte de tasas para que el mercado, apoyado en la Fed, lograra en el día de ayer (20/6), superar los máximos de abril. 

Cuanta volatilidad para lograr NI un misero 3% en 9 meses. La buena noticia es que el mercado está (y estará aún más) liquido; la mala es que el precio que pagaremos es una mayor volatilidad. Agradezcamos que está la Reserva Federal porque de lo contrario, la piña que se hubiera pegado el mercado desde aquél (ya lejano) 21/9/18, hubiera sido MONUMENTAL. ¿Por qué tuvo que salir la Fed al rescate? Primero porque el estimulo fiscal que generó el recorte de impuestos, tiende a desvanecerse, segundo porque el apretón monetario de China, desaceleró no sólo a su economía, sino también a Europa, y por último, porque cuando el horno no esta para bollos, los tweets de Donald J. Trump,. no ayudan. ¿Que hacer? Seguir MUY de cerca los datos macro para comprender si podemos ser un poco más optimista con los números del segundo semestre (¿les suena? 😝).

¿Tranquilidad llegó para quedarse? 🤷‍♂️

Desde el 29A vivimos con la tranquilidad de que “la” dólar tiene un techo en $45. También ayuda que después de un contexto externo MUY complicado en 2018, este año el panorama luce más despejado: por un lado, las commodities agrícolas están firmes (maíz, soja y trigo), y por el otro, la tasa de la Fed apunta para abajo en vez de para arriba (sutil diferencia). Para cerrar, desde la política, Cambiemos envió una fuerte señal de gobernabilidad a los mercados (en caso de ganar), con la inclusión de Miguel A. Pichetto en la formula presidencial.

¿Cuán solido es este veranito financiero? Lo suficiente como para afirmar, que luego de mucho tiempo, se nos alinearon los planetas ¿Qué salió bien? La economía encontró un piso, y aunque es bajo no es catastrófico (el dato de desempleo del miércoles sorprendió para bien a más de uno), y en el frente externo, esperamos un superávit comercial entre los US$8.000/10.000 millones, más que suficiente para cerrar la brecha cambiaria 😊.

¿Puede irse el dólar a $60 y derrumbar la mejora en la imagen de Mauricio Macri? Muchos siguen esperando un salto en “la” dólar (son los mismo que proyectaban un tipo de cambio arriba de $50 para marzo) de magnitud por la cantidad de plazo fijos que hay en el sistema. Parece que se olvidan que el BCRA ahora sí puede intervenir, y además, tiene la cosecha es récord, pero bueno, allá ellos con sus pronósticos. El punto que es que si “la” dólar se reacomodará en esos niveles, la economía no sabría que hacer con tantos dólares, porque una devaluación de esa magnitud incrementaría el saldo comercial en unos us$5.000 millones producto de una mayor recesión. Cuanto les cuesta aceptar a los editores del video Titanic que este tipo de cambio es lo más cercano al de equilibrio en mucho tiempo. 

Es MUY probable que este verano financiero siga hasta agosto, y el peso esté firme gracias a un contexto global que acompaña. Recuerden que hoy es el solsticio de invierno, el día más corto del año, así que aprovechen las pocas horas de luz, y recarguen las pilas, porque las vamos a necesitar. 

Ahí fue el #85/2019.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: