Algo no está bien

Tiempo de lectura 3 minutos

Esta mañana, Morgan Stanley, fundamentaba su optimismo sobre el mercado a partir de una serie de buenos datos económicos que confirmarían la salida en forma de V:

33

El argumento clave de este optimismo está en la probabilidad de contar (pronto) con una vacuna contra el Covid-19. Esto le permitiría a los inversores mirar más allá (“look through”) de cualquier titular negativo en el corto plazo. De hecho, es lo que ha venido ocurriendo desde junio para acá: el Nasdaq 100 y el S&P 500 han subido a pesar del aumento de casos en EE.UU.

¿Qué quiere decir “mirar más allá”?

Look through” es reconocer que el mercado se anticipa y descuenta en los precios de hoy, el futuro. Esta capacidad predictiva no es ninguna novedad pero lo que resulta interesante es la clase de discriminación que está haciendo el mercado respecto de que sube y que baja.

Mientras el Nasdaq 100 no para de marcar récords, los sectores cíclicos de la economía como los bancos, industriales y energéticas, siguen quedándose atrás. ¿Por qué? Porque si bien existen pocas dudas de que contaremos con una vacuna, tal vez muchas compañías nunca lleguen a ver ese día.

Nueva imagen (5)

La liquidez (abundante) no es suficiente

Las compañías tecnológicas se beneficiaron con la pandemia (Amazon, Zoom, Adobe, Microsoft), pero no tanto como de las tasas bajas que han favorecido la “huida” de los denominados activos seguros o “safe haven” como los Treausries para invertir en acciones y oro.

En las últimas semanas el oro logró superar la barrera de los US$1.800 y el Nasdaq 100 los 10.000 puntos. El mercado no es tonto y sabe que “reciclar” la liquidez en una “Mega Cap Tech” es (casi) un acierto, mientras que nadie sabe si American Airlines (AAL) o Carnival (CCL) sobrevivirán a la crisis. Recordemos que una cosa es la certeza de contar con una vacuna y otra muy diferente es llegar vivo a ese día. Los compromisos (deudas, proveedores, alquileres, salarios) se pagan todos los días, sin excepciones.

Consejo: las compañías aéreas, hoteles y restaurantes podrán recuperarse si y sólo si tenemos la certeza de que habrá una vacuna (condición necesaria), pero si se demora demasiado, no habrá servido de nada la espera (condición suficiente). Para muchas firmas 2 meses pueden ser una eternidad. Por eso desde mediados de junio el mercado sigue pagando tecnología y evitando las cíclicas.

Esperemos lo mejor, pero estemos preparados para lo peor.

Gracias por leer.

Attenzione: La información y opinión aquí contenida se expone a título meramente informativo y no constituye una recomendación de inversión.

%d bloggers like this: