Salir a los mercados antes de Trump, una jugada sabia

Nota publicada en la edición impresa del El Economista -12/1/17-. Entre el brindis de Navidad y el panettone de Año Nuevo, nos hicieron el 1×2 en el (ex) Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas. Salió Alfo so Prat-Gay, entró Nicolás Dujovne y lo ascendieron a Luis Caputo.

¿Qué te pasa Brasil?

Noviembre será recordado como un mes fatídico para muchos emergentes. Para Brasil fue demoledor. Con el triunfo de Trump y el aumento en la tasa de interés, se terminaron las buenas noticias. Después de la peor recesión de los últimos 100 años, -3.8% en 2015 y -3.5% en 2016(e), las perspectivas de crecimiento para 2017 pasaron de un optimista +1.5% a un pobre +0.5% (apenas un error estadístico). Sin onda verde amarela. ¿A quién le reclamamos?

El mantra del estado chico.

¿Cuál es el tamaño ideal de estado? ¿Cuántos empleados debería tener el sector público? Varios colegas amantes de la libertad repiten un viejo mantra: el estado es malo, hay que achicarlo. Si bien estamos de acuerdo que un estado que cobra impuesto altos y brinda pésimos servicios de seguridad, salud y educación no sirve, tampoco creemos que la (única) solución posible sea achicarlo. 

Vivir emitiendo (pesos y deuda).

Si no hay sorpresas, tendremos un 1º trimestre cargado de emisiones de deuda soberana y corporativa. Se estima que serán más de US$ 9.000M entre ambos sectores. ¿Qué tasa deberemos pagar para conseguir toda esa plata (que no es mucha, créame, podría ser peor)?

Patriotas (del blanqueo).

El blanqueo es un éxito y no hay ajuste en 2017. La política lo hizo! ¿Qué hace un empresario cuando le caen las ventas? Sale a buscar nuevos clientes. ¿Qué hizo Cambiemos? Lo mismo; salió a buscar más contribuyente en un mundo que expulsa a los evasores (los pequeños porque los grossos siguen tranca) de sus falsos paraísos.

Cambiemos se quedó sin su fantasista.

Nota publicada en la edición impresa del El Economista -28/12/16-. Para tener un superministro de Economía es necesario que se cumplan dos condiciones: a) una crisis y b) alguien que haga el trabajo sucio. Alfonso Prat-Gay enfrentó una crisis y la superó con honores. Salió del cepo de una forma simple y sencilla y acordó en tiempo récord con los holdouts. Fue uno de los que ayudó a evitar la catástrofe. Pero no hizo el trabajo sucio.

Se fue Alfonso, estalló el verano.

Alfonso hizo simple lo complejo. La salida del cepo y el acuerdo con los Holdouts fueron su mayor logro. Pero no vimos la misma decisión y capacidad para manejar el déficit fiscal ni promover el crecimiento. Su salida no es menor, pero sigue siendo el presidente del BCRA, Federico Schwarzenegger (primo lejano de Arnold según Scioli – escuchar audio -), el garante del modelo.

“No tiene sentido emitir afuera hoy y pagar más tasa”

Reproduzo la entrevista que me hiciera Alejandro Radonjic para el El Economista diario. …. En diálogo con El Economista, Diego Falcone, economista y asesor financiero, habla de todos los temas de la agenda financiera, tanto local como internacional. ¿Qué Donald Trump y qué escenario están priceando los mercados globales por estos días?

Cada vez más, cuesta más.

El estado nacional precisa pedirle a los mercados, según un informe de Goldman Sachs, US$41.200 millones para pagar los bonos que vencen el año que viene (como el Bonar 2017, Global 2017, entre otros) y financiar parte del déficit fiscal (se vienen las elecciones y la necesidad de imprimir boletas, poner mesitas en las esquinas, inflar globos, usurpar el espacio publicitario, etc.).

Los dilemas del gobierno

¿Qué pasó con el rebote del segundo semestre? ¿Dónde está? Ni idea. Tal vez se lo escondieron porque es medio feito. Algunas reflexiones para 2017.