The Kids Portfolio

Esta nota no constituye una oferta ni una recomendación de compraventa y no garantiza resultado de ningún tipo. Esta nota no suple el análisis propio que cada inversor debe realizar considerando sus personales circunstancias y de ninguna manera supone una recomendación financiera o legal.

Para un hijo de inmigrantes italianos, la cultura del trabajo y el esfuerzo es uno de los pilares sobre los cuales asienta su identidad. La constitución italiana de 1946 dice en su articulo 1°: “L’Italia è una Repubblica democratica, fondata sul lavoro”. Es decir, para quienes vimos a nuestros padres y abuelos esforzarse durante toda su vida, la principal forma de reconocerse a si mismo es a través del trabajo.

Trabajo, ahorro, ¿e inversión?

La generación de mis padres (“The Baby Boomers”: nacidos entre 1946-1964) me transmitió los mismo valores que recibieron de sus padres (“The Greatest Generation”: 1901-1927): trabajar y ahorrar. Pero ¿qué hacían con sus ahorros?

La receta familiar había sido siempre la misma: ladrillos. Adquirir una vivienda era el objetivo principal, y si había un excedente: dólares debajo del colchón. ¿Plazo fijo en pesos? Mi abuelos ahorraron en moneda nacional hasta que el “Rodrigazo” de 1975 les licuó los ahorros de una vida: de ahí nunca más confiaron en el peso. Mis padres, como toda nueva generación, apostó en la moneda de su país hasta que el plan Bonex de 1989 les confisco su pequeño capital. Sin embargo, el golpe más duro llegaría con la “pesificación asimétrica” de 2002: ni dólares en el banco se podía tener.

Invertir en Argentina se reducía a estas dos opciones: dolares (en el colchón) y ladrillos.

lavoratoriPelzza-di-Volpedo

Llega la Generación Z

Mis hijos son de la Generación Z  (nacidos entre 1997-2012), y serán quienes sucedan a los Millenials. A ellos también les transmito los valores que recibí de mis padres y abuelos: la cultura del trabajo y el ahorro. ¿Cómo lo hago? Les enseño a realizar tareas sencillas como hacerse la cama, levantar la mesa o ayudar a mantener el orden de su dormitorio. En esos simples quehaceres domésticos aprenden el espíritu de colaboración que precisa una familia para funcionar como una pequeña comunidad. Una familia, más allá del vinculo afectivo, es una pequeña sociedad que depende del esfuerzo de todos para que el “sistema” funcione.

Pero de la misma forma que los adultos nos esforzamos más cuando existen un incentivo monetario, también algunas de las tareas domesticas tienen una contraprestación económica. En casa hemos definido que hay 2 tipos de trabajos: los que implican una obligación moral con la familia (hacer la cama o mantener el cuarto ordenado) y lo que exigen una colaboración para que el sistema funcione mejor (poner y/o levantar la mesa, llevar la ropa sucia al lavadero). Para estos últimos hay una paga semanal que varia pero en general está entre los us$5 y us$10 semanales. ¿Por qué en dolares? Por que mis hijos desde pequeños han comprendido que el peso sólo funciona como medio de pago, y no como reserva de valor.

Universal Orlando™

Pero si el fruto del esfuerzo y el trabajo de mis hijos tiene como único destino ser ahorrado (lo que es positivo) en dólares (lo que es lógico) en una caja sobre el estante de su dormitorio, estaría transmitido la misma enseñanza que mis padres recibieron de sus padres (“The Greates Generation”) sin ser “actualizado”. Considero qu esta “Generation Z” necesita una versión 2.0 si queremos progresar. 

comcast-logo-thumbnail-640x360

La oportunidad llego durante un viaje a Orlando y luego de haber dejado un riñón entre los pasajes de avión, estadía, entradas y todos los etc. que se les pueda ocurrir. Durante esos días en los parques de Universal (Volcano Bay, el mejor lejos), les consulte a mis hijos que les parecía el lugar más allá de la diversión y el entretenimiento. Les pedía que los pensaran desde el punto de vista del negocio mediante una simple pregunta: ¿Les gustaría ser dueños de Universal?.

El dialogo no prospero al principio, pero a fuerza de insistir (algo que aprendí de ellos) logré que observaran las colas para subir a un juego, la cantidad de gente en los patios de comidas o los precios de lo souveniers que tanto les gustaban. Entre mi insistencia, la perspectiva de un premio, y el interés que tienen las personas en opinar cuando se les pregunta sobre cosas que le importan y comprenden (o creen comprender), tuve la primera respuesta satisfactoria: “Si, obvio” dijo con aires de suficiencia el del medio. Pero el “si, obvio” no estaba relacionado con el éxito del negocio sino por la posibilidad de tener entradas gratis.

Tuve que explicarles que la entrada gratuita era buen motivo pero suficiente porque para llegar a Orlando, había que pagar pagar el hotel y los pasajes de avión. Se hizo un silencio, seguido por un cruce de miradas y de ceños fruncidos, y luego de unos instantes, y con un poco de ayuda de papá, pudieron ver que como el dinero que pasaba de las manos de los turistas a los empleados del parque sería una buena fuente de ingresos para los gastos del viaje. En ese instante empezó la magia, y uno interrumpiendo al otro, comenzaron a enumerar compañías en las que estaría bueno ser dueño: Coca-cola, Disney, Sony, Blizzard, Nintendo, Tesla, etc.

Pequeños inversores de largo plazo

El listado de empresas de estos pequeños accionistas es un fiel reflejo del mundo que a ellos les interesa. Por esta razón descarte recomendarles comprar un ETF del S&P 500 o del Eurostoxx 50, porque lo mejor sería armar (en la medida de lo posible) una cartera con las acciones de las compañías que a ellos les gustaban. Siendo pre-adolescentes tienen por delante muchos años hasta precisar de ese dinero, lo que los convierte en excelentes inversores de largo plazo.

El pequeño comité de inversión del Kids Portfolio se reúne una vez al mes con chocolatada y medialunas de por medio, a analizar como nos fue con nuestras pequeñas inversiones y que nuevos nombres podríamos incorporar a nuestra cartera. En mi calidad de asesor senior, asumí el compromiso de respetar sus decisiones en la medida de lo posible; TESLA a us$760 por acción quedó descartada por motivos de bolsillos ajustados.

La cartera a una semana de haber sido lanzada oficialmente como el “Kids Portfolio” tiene estas características:

Captura

La última incorporación ha sido Sony porque según el más grande “la PlayStation 5 será todo un éxito”. ¿Y por qué no?

%d bloggers like this: