Yo me bajo en Atocha, me quedo en Madrid

Nota publicada en contratapa del diario El Economista -22/2/17-. Me imagino las impresiones positivas de Mauricio Macri en su primera visita de Estado a España: primero el aterrizaje en la moderna terminal 4 del Aeropuerto de Barajas, luego el trayecto en auto por las carreteras de circunvalación M-40 y M-30 (un especie de avenida General Paz soterrada) hasta el centro de la ciudad y, por último, un recorrido desde el hotel hasta La Moncloa observando la calidad y eficiencia del transporte público.